FANDOM



Siempre he tenido las ganas de ayudar a los demás y creo que en lo poco que tengo de vida al menos lo he intentado pero nunca me había sentido tan impotente.

Hace casi 1 año le detectaron a mi mejor amigo, prácticamente mi hermano, un tumor en uno de sus pulmones. Recuerdo que el día que me lo dijo yo estaba en shock, no sabía que decirle  solo pude articular “Todo va a estar bien” y dentro de mi sabía que así seria, solo que estaba  demasiado preocupada hasta que el me lo dijo “Si, todo va a estar, no te preocupes” y lo dijo con tanta seguridad y entusiasmo que logro contagiárnoslo a todos.

Solemos acompañarlo a sus terapias o citas con el medico porque de alguna forma es como sentimos que podemos ayudarlo y demostrarle que estamos con él, justo después de que existiera la posibilidad que fuera un tumor cancerígeno.

Pero días atrás, mi amigo me contó que le habían detectado principios de anemia, otro golpe pero fue en ese momento que me quedo más claro que nunca que él es un verdadero guerrero, creo que fui yo la que más se “espantó” y preocupó. 

No sabía cómo ayudarlo o que hacer, se lo dije y él me contestó “No tienes idea de lo mucho que haces con el simple hecho de que estés conmigo”.

Veo cuál es su actitud ante lo que se enfrenta y me parece que más allá de que yo o cualquier otro de sus amigos o familiares, cambie su vida, él es que está cambiando la nuestra con su gran temple a su corta edad, con su positivismo, algo que me alegro de poder tener también, las ganas por salir adelante trabajando y estudiando, porque a pesar de tener que vivir solo y velar por sí mismo, se ha sacado adelante como pocas personas en este mundo.

Es gracias a él que la frase que lleva por título este escrito ha tomado un significado aún más fuerte para mí. 

Sin duda, una simple palabra de aliento o un abrazo, pueden hacer la diferencia, él me lo ha dicho y yo he visto cómo funciona.